El origen de los deportes extremos: desde Roma hasta el presente

El origen de los deportes extremos: desde Roma hasta el presente

Vistas: 155
1 0

Deportes desde tiempos antiguos

Desde los gladiadores del circo romano los hombres arriesgaban su vida para el entretenimiento de todos y de sí mismo (a veces) y ha sido una actividad humana común que ha evolucionado con cada sociedad. Aunque tenemos que reconocer que lo más extremo de siempre son las guerras y esas si no son hechas para entretenimiento.

A principio del siglo pasado (1900), todas la acrobacias de muerte eran hechas por individuos únicos, desde un Houdini que peleaba contra el tiempo en el escapismo, hasta un tragador de espadas (jajajaa, hombrías de antaño, ombeeee). Como el tema es sobre tomar riesgos también hablaremos en este artículo sobre la búsqueda de la adrenalina por la gente común y salvaje porque la muchedumbre también tiene sus tiros locos.

1930, Coney Island donde el vértigo no le daba miedo a nuestras abuelitas

Desde 1895 ya la gente venía comiendo adrenalina con el invento de los parques de diversiones que sobreviven hasta el día de hoy, donde la gente lo que quería era sensaciones fuertes, aunque varias veces morían personas que no estaban buscando la muerte, porque aunque esos aparatos eran seguros tenían desperfectos.

Lo extremo era el movimiento, o sea nada de quedarse ahí inmóvil agarrado a algo, hasta que en los años 60 apareció Philippe Petit quién vencía a la muerte de forma lenta, aunque ya tenía antecesores años más atrás que caminaban sobre una cuerda en el vacío sin ninguna protección, él era diferente por lo que le mencionaremos en un rato, ya que su mayor proeza se dio adelante en los años 70.

…aunque el Coyote tiene más experiencia de vuelo.

El deporte extremo en los 70’s

Primer salto de rampa de Evel Knievel, 1966.

El movimiento extremo empieza aquí. La gente de los 60’s conoció las proezas de un acróbata apodado Robert Craig Evel Knievel, quien hacía largos saltos en motocicleta, su espíritu de riesgo era tal que hoy Red Bull pagaría millones por él. En la norma de burlar la muerte, en septiembre de 1974 Evel quiso hacer una nueva hazaña, no se trataba de saltar en motocicleta, sino propulsarse por el aire metido dentro de un cohete para pasar de un lado al otro el gran Cañón del Colorado sobrevolando el río Snake.

Para su mala suerte el paracaídas se le abrió antes de tiempo arruinándole el truco, el cohete dentro del cual iba redujo la velocidad y cayó entre las rocas de las paredes del otro borde saliendo ileso, solo con una nariz quebrada.
Dos meses antes de aquel mismo año el francés ya mencionado arriba Philippe Petit atravesaba bajo una delgada cuerda ambos extremos de las torres gemelas. Le tomó 6 años estudiar el intento de tal hazaña, lo extremo lo hacía la distancia y la abismal altura, puro suspenso…mmm…ya sabemos de donde sale el término.

En los 80’s el deporte extremo se estancó en 4 representantes, eran famosos los saltos de paracaidismo, el alpinismo; el sky y escalar montañas superando el Everest con sus récords ya vencidos y sobrevencidos, estos eran los únicos deportes considerados extremos hasta entrados los 90.

Todos estos deportes se llevaban anualmente sus víctimas, aunque en pequeños números. No podemos ignorar que el famoso Bungee Jumping que apareció en los 90’s nació en 1979 inventado por dos universitarios que lo inauguraron saltando desde el puente suspendido Clifton en Inglaterra. El bungee no fue popular porque no era seguro hasta que se permitió por los varios años de investigación en seguridad para que en una segunda vuelta fuese practicado por mortales como tu…y no como yo, yo si paso.

Deporte extremo, finales e inicio de siglo

Empezaba a terminarse el siglo XX y deportes que eran moderadamente clásicos evolucionaron con algo llamado X-Games, y los canales de cable eran la norma para difundirlos. Así casuales motociclistas y jóvenes dedicados al BMX pusieron la vara a un nivel por encima de lo que se consideraba extremo. Una nueva mezcla de Evel Knievel con innovadoras acrobacias aeróbicas que hacían que la adrenalina traspasase al público.

Travis Pastrana recreaba un salto de Evel Knievel sobre 52 autobuses, dos más que aquel salto original rompiendo su récord.
El patrocinio abrió una puerta al riesgo “recreacional” y el peligro extremo de nuevos deportes improvisados dieron nombre al género del Deporte Extremo ya implícito en la marca X-Games. Hasta ese momento la idea era superar récords Guinness, la mayor motivación de un deportista extremo. Los extremos practicados se basaban en las distancias y luego en el riesgo, pero que ahora empezaban a cambiar hacía trucos más complejos como base de su peligrosidad, más que a sumar distancias.

La nueva variante del motociclismo lo eran coreografías aeróbicas fuera de la motocicleta. ¿Sentado? Solo para aterrizar.


Lo mismo aplicó para las Mountain Bike y las BMX de salto. Al despegar de la rampa la periferia de la bicicleta es terreno creativo para cualquiera nueva acrobacia cuyo éxito era un perfecto aterrizaje.
Sumamos al riesgo otro deporte, el extreme downhill mountain biking, una variante del viejo deporte de bicicleta de montaña, pero en bajada trepidante contra precipicios que cortan la respiración, con el refuerzo de las cámaras Go-Pro donde veías lo que ve el ciclista donde la adrenalina era compartida, quizás más paralizante para nuestros ojos comunes que para quien llevaba el control detrás del manubrio. Tal deporte sube sus cuotas partiendo cada vez de mayores alturas. Esta era la nueva vibrante modalidad extrema.

El deporte extremo presente

Wing Suit jumpers, Transformers Dark of the moon

Como ya dijimos, la evolución de deporte extremo viene con la tecnología y ella ha acompañado al hombre de riesgo en esta nueva era, con nuevos aditamentos. Como en el Wing Suit Flying, donde los trajes son creados con computadoras y materiales avanzados para planear como lo haría un ave. Michael Bay quiso introducir este deporte en Transformers y a mi juicio se veía forzado. Si un paracaidista del ARMY es blanco fácil con enemigos en los alrededores, estos no se quedan atrás en vulnerabilidad. Ya en la realidad este deporte tiene sus caracter’isticas peligrosas, si por ejemplo al planear no calculas bien las corrientes de aire. Las muertes en este deporte extremo en salto base; unas 80 a causa de no abrirse el paracaídas, 60 por choque entre voladores en el aire, 19 por golpes en el casco y 17 por malos giros en línea. En caso de principiantes, los riesgos de muerte suman el 25%.

La tecnología ha desarrollado otra modalidad más segura, dentro de la competencia por lograr un traje que emule lo más cercano a un Ironman en acción. Lo son los trajes con propulsión, donde turbinas se hacen parte del traje y volar realmente se puede como lo hace un avión. Existe el Gravity Jet suit (el del centro en la foto de arriba) que cuesta hasta 440,000 y viene con 5 propulsores, 1050 caballos de fuerza, y una velocidad récord de 85 mph. Muy difícil de manejar, mientras tanto han demostrado ser seguros debido al control orgánico contra la gravedad vertical en su maniobrabilidad. El detalle especial vendrá cuando lo quieran convertir en deporte extremo.

El deporte extremo se democratiza

Recapitulando con los X-games, ellos incentivaron una nueva corriente deportiva entre los hombres comunes que no querían pasar desapercibidos en este antiguo linaje del peligro, uno que con la llegada del internet y las redes sociales descubrió un escenario viral y se incentivó en desear fama de maneras extremas en aquel medio de rápido acceso para todos, y como todos estabamos incluídos apareció un deporte que no necesitaba de dinero, ni equipos, el freerunning o”parkour” .

El inocente parkour es un deporte de tipo urbano que inició como una gimnasia trepidante y constante donde el practicante saltaba, brincaba y hacía volteretas sobre los relieves urbanos, paredes, balcones, calles y objetos del urbe, sencillo y no peligroso…hasta que fue suplantado por el Extreme Parkour.

Con la proliferación d elas cámaras go pro y su capacidad de grabar en primera persona, el Parkour que se desarrollaba a contados metros de la superficie subió de nivel, tanto que el resultado quita el aliento. Y romper la ley de propiedad saltando de azotea en azotea, de edificio alto en edificio alto superó la capacidad de adrenalina en el parkour. Añádase la evolución de la antigua proeza del caminar  sobre una cuerda con entrar en situaciones en las que sólo la destreza bien planificada te saca.

El verdadero origen del deporte extremo moderno: TT/Tourist Trophy: Isla de Man


El más antiguo registro en lo que a deporte extremo se refiere está las carreras de motociclismo en fórmula de la isla de Man, ubicada entre Irlanda y Reino Unido. Surgieron en 1907 por lo que se podría etiquetar como el primer deporte extremo de la historia con un siglo de existencia, ya que la práctica de sus carreras ocurre entre peligrosos barrancos y acantilados que dan al mar, sumándole el peligro de la cantidad de curvas peligrosas cruzadas a alta velocidad dentro del mismo pueblo isleño.

Loco (izq), más loco (der).

Tal carrera inició con motos con una potencia relativa a las de “Pedidos Ya”, eso era lo que se movía en aquella Isla en 1907, mientras que al mismo tiempo en América a un tal Glenn Curtis se le ocurrió incrustarle un motor V8 de avión a su moto logrando 138 mph, ganándose todas las carreras en que competía en su propia tierra. Esa moto con motor de avión ya nos hablaba del deseo de comer velocidad del hombre de hace 120 años atrás.

El paisaje, o la pista que recorre todo el accidente geográfico isleño

La razón de este peligroso deporte en una isla se debía a la prohibición de los límites de velocidad dado como norma civil en diferentes países de Europa y el contorno vial de esta isla, reunían todo el peligro disponible sobre 60.75 Kms de bien moldeado pavimento.

En cada curva no te esperan objetos que absorban el impacto, sino muros de residencias

Y sigue siendo el deporte extremo más antiguo porque sigue vigente y con un siglo de desarrollo en la tecnología motorizada se aumentaba cada vez más velocidad hasta el punto de que ya en los 80’s las motos se empezaban a hacer un peculiar sonido que denotaba velocidad, el “suanfanson” que tronaba después de cada curva. Tal deporte además de que se le considera extremo desde sus inicios ha acumulado hasta 2019 una suma de 231 muertes.

Entendiendo el deporte extremo

Aquí doy mi opinión personal y subjetiva. Además chabacana. El deporte extremo, pienso es la forma en que el hombre moderno canaliza sus tendencias primitivas. La vida cómoda de los adinerados, el aburrimiento de los menos pudientes y el estrés de la clase media, todos en la búsqueda de un escape instintivo ante un mundo que cambió muy rápido ante la violencia acostumbrada de los conflictos humanos constantes que terminaron en las dos grandes guerras, y que ahora en un supuesto tiempo de paz la testosterona no encuentra desahogo, pero hay razones científicas que exponen algo más interesante.
Ahora sí, vamos a lo que ha investigado la ciencia. Se cree que el comportamiento arriesgado impulsivo en los jóvenes que practican deportes extremos se debe a la necesidad o presión social,  incluso a un desequilibrio madurativo en el proceso de recompensa afectiva. Pero como vemos hay deportistas extremos que lo practican continuamente a más edad, tienen familia y una vida equilibrada, hasta la posible muerte accidental por practicar estos deportes de riesgo.

Las personas que toman riesgos extremos tienen en común una mayor materia blanca en el cerebro. Estos cambios en la estructura del cerebro ocurren en la adolescencia, pero vienen dándose con la disminución de la materia gris desde la infancia. Entonces ocurre que las habilidades primarias, como las motoras o físicas se desarrollan más que las cognitivas, las que pertenecen al análisis, de ahí ese impulso por el riesgo en los hombres, sumando dos circunstancias, la menor madurez de la corteza frontal y el uso de drogas (Abajo les dejo la fuente).

Aunque no generalicemos, las mujeres también se dejan llevar por estos impulsos sociales, Instagram ha cobrado varias muertes en los selfies.

Así era con el parkour, el planking como trending de redes era posado sobre cada vez más inverosímiles y peligrosos lugares, y las mujeres ahí.

Como se trata de recompensa, la adrenalina juega un importante papel en ello, junto a la dopamina, construyendo la adicción al peligro. Por lo tanto si escuchamos el entusiasmo de estos deportistas, te hablaran de sus hazañas con la misma emoción de una droga.

Y como todo es emoción terminamos aquí en algo llamado turismo en el abismo, como dije demasiada paz en esas ciudades del diablo, demasiada gente con ganas de sobresalir, etc, estas son las razones del porque el deporte se hace cada vez más extremo, no parece tener límites.
Fuentes:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4229230/
http://www.wingsuitfly.com/risk/4572000812

Post de interes

@heragtv

Copyright © 2013 | HeragTV | Creado por: MckenzieMedia