FAST & FURIOUS 8: Un review lleno de demolición y destrucción.

FAST & FURIOUS 8: Un review lleno de demolición y destrucción.

Vistas: 12
0 0

Con el meme que espoilea la película circulando por todas partes queda dicho que es la mejor sorpresa promocional de la película, ya que todos pensamos que no habrían más sorpresas. Como mencionabamos antes, cuando hacíamos parodias de los bates de esta saga en esta misma página, podíamos exprimirle el jugo con humor y reírnos de los bates, pero ya no, porque aunque sabemos que las leyes de la física se alteraban con facilidad en las anteriores entregas, en F&F8 cada cosa está en su lugar, la coherción de coincidencias está mejor orquestada y ejecutada en sus 3 grandes escenarios de pandemoniums automovilísticos. Las opiniones que hacíamos antes en otros artículos sobre el conteo de carros destruídos aquí es imposible, la mezcla de autos reales y en computadora no permite tener certeza numérica de tanta destrucción. Los creativos errores de la caballería, digamos las fallas de los autos en acción, añaden razgos animalescos a la trepidante acción.

Cuba Libre…quizás demasiado.


Una de las peculiaridades obvias de la cinta es el abandono de parajes exóticos y paradisiacos, aquí hay más acción, menos pintura y menos cultura pop, todo va al grano sin vacíos. Con Cuba en pantalla está presente la identidad latina con la que siempre se juega en la saga. F&F es una ventana a la comunidad mundial y sus tendencias populares, lo que le da muchas herramientas creativas y el escenario visual de la Habana aquí proyecta mucho color y vibra de forma especial.
El Cuba real se presta para un cubanismo ilusorio e inexistente sobre sus calles, donde existen jovenes a quienes les alcanza económicamente para lo superfluo y no existe la austeridad; chiquillos gastando gasolina, divirtiéndose un fín de semana cualquiera sin las omnipresentes autoridades cubanas amantes del mínimo orden, pero esto es película y no hay que molestarse. Lo positivo para Cuba es que esta es la primera superproducción hollywoodense en filmarse en la Isla después de casi 60 años de embargos y prohibiciones políticas.

La trama


La trama de F&F8 conecta muchos puntos claves que se originaron en las dos anteriores películas surgiendo de allí la villana Cipher con Charlize Theron en el papel, en su idealismo de terrorismo de vanguardia cyber-estructurado. Su papel no resulta tan distraído como el villano permisivo, sino lleno de una frialdad muy calculadora.
El moto de cipher como villana es poner en jaque el sistema político mundial donde la fórmula de paz acostumbrada no funciona para ella y su pseudo-ideología terrorista, actuando como un nuevo depredador ideológico donde las potencias mundiales son parte obsoleta, y quiere cambiar el mundo a través del caos tecnológico.

Testosterona bajo prisión.


Y sucede lo inesperado, como el agua y el aceite Hobbs y Deckard se reencuentran bajo nuevas circunstancias que nos entretendrán con su misma energía. Las escenas en la penitenciaría son excelentes, aquí la fotografía y el constante ritmo hace que se nos olvide por completo que estamos viendo una película de autos, porque todos los elementos sabrosos de los métodos de pelea asiáticos de exterminio están presentes.

Humor


En la primera mitad de la cinta hay una pérdida del humor y y el vacilón acostumbrado, ya que la tensión de la trama no lo permitía, pero el mismo se rescató en la segunda mitad mezclándose con la acción y el suspenso en una cohersión de emociones que llevaron a un satisfactorio final. Algo más que se dió a notar fue el escaso soundtrack juvenil, no había nada que alegorizar frente a esta confrontación de amigos, ya los personajes estan participando de circunstancias más maduras, sintéticas o estarán trabajando para S.h.i.e.l.d.

De regreso a los autos


En F&F7 vimos un salto de automóvil muy espectacular, en F&F8 se multiplicaron los peces.

Los autos que persiguen a la familia tienen la misión de sólo volcarse y destruirse, pero ejecutando holocaustos de explosión coreográfica.

El refinado menú automovilístico esta vez no hizo función de passarella, con unos modelos de estilo más fríos y conservadores que en la alegórica F&F6. A excepción de los 3 autos que usó Toreto. Un Dodge Charger SRT Demon, Un Plymouth GTX, y un último Charger carrocería Toreto.


Aquí no hay cultura sobre ruedas, todo lo que tiene ruedas trae sorpresas que te envuelven en una pornofilia metálica de destrucción masiva como la de un demolition Derby elevado a la 8va potencia. Los bates automovilísticos están tan suficientemente justificados que no te hacen reír, no sé si es un problema, ya que la acción y velocidad toman una forma más lógica, que por una parte es buena, porque te sumerge visceralmente más en la acción.
F&F8 a pesar de parecer una excusa más para crear otra película, tuvo un plot más maduro, pero sin libertades en el escenario. Faltaron escenarios más protagónicos, algo que F&F ha hecho bien en las anteriores entregas, emulando muy de cerca el sorteo de ambientes que por tradición realiza con maestría la franquicia de James Bond 007.  Los dos personajes más sobresalientes Dominic Toreto y Cipher, son apoyados por el de Deckard, quien une todas las respuestas que solucionan el desenlace de la película. Se estrena la entrada de Scott Eastwood, el hijo de Clint Easwood para mencionarlo sin necesidad ni profundidad y Kurt Russell llenando espacio para hacer maleable el ambiente. Hasta aquí el review.
Próximamente F&F9 en Turquía y Drakkar, si no nos come el cuco.

 8 vistas totales,  1 vistas hoy

Post de interes

@heragtv

Copyright © 2013 | HeragTV | Creado por: MckenzieMedia