La historia de como el panameño se enamoró del futbol.

La historia de como el panameño se enamoró del futbol.

Vistas: 19
0 0

¿Soy el único de esta cadena de escritores de medio mundo que no le gusta el fútbol? No…si conozco mucha gente que cada vez me sorprende ver que sufren de anemia futbolíforme como yo. No tanto que no me gusta el fútbol, sino que pierdo interés visual y me aburro rápido. Aunque de niño me encantaban los mundiales y más cuando nos traían cada año una mascota diferente, amaba las mascotas y al fútbol y crecía dentro de mi esa semilla futbolística mezclada con el nacionalismo por otros países, Brasil, Argentina, Italia, Alemania, el cuarteto que se turnaba las copas. Y empezaba a percibir nombres de jugadores en el aire empezando por Maradona.

Mi amor primogénito por el fútbol murió un día cualquiera ¡derepente! Aquella muerte ocurría cuando me di cuenta que era malo para jugar fútbol en la escuela, porque aunque me gustaba no comprendía las reglas y así fue como dejó de ser divertido, ni cuando hacía de portero y ni como defensa entendía que carajos hacer. Pensé: -Esto es pura actuadera de que voy a tocar la bola y pasársela a los demás, estaba llevando el teatro, al estilo El Chanfle de Chespirito a la cancha. Nadie me hacía bulling porque me tomaban muy en serio como portero, porque lo que más le importaba a mi equipo era subir y meterle goles al otro portero, así que sólo me querían en el campo para rellenar ese hueco. Me encantaba ser portero, pero de tantos goles que me metían, ya ni el teatro me ayudaba y fui perdiéndole el interés al deporte.
panama-futbol-02
En los años consecuentes me dejaba llevar sólo por aquella inmersión en la que me arrastraba junto a las masas esperando los partidos finales del mundial, cuando un equipo latino podía llegar a ganar. En lo que continúa del artículo nos iremos enseñando como el panameño a través de los años fue cada vez más identificándose emocionalmente con el fútbol hasta llegar a ser el deporte que mueve al país.

El baloncesto, el deporte del panameño.

panama-futbol-03
El fútbol como fiebre aún no estaba en nuestra mente panameña porque el deporte que nos tenía más atrapados en los 80’s era el baloncesto con Rolando Blackman como figura en los Dallas Maverick y en los 90’s en toda su apoteósica fuerza comercial, con los Chicago Bull’s, el SpaceJam, los suéteres con caricaturas de todos los equipos de la NBA, de Jordan, Pippen, Larry Bird, Magic Johnson, Charles Barkley, de los que me recuerdo de memoria. El basketball era un fenómeno que ocurría en América y Asia. Aquí ya teníamos un equipo fuerte participando y destacándose frente a otros países a un nivel profesional envidiable. El baloncesto se practicaba fuertemente por todos los barrios, alimentado por nuestra presencia olímpica regional en el deporte desde los 50’s.

La fuerza del baloncesto y su mercadotecnia no tenía imparables.

La dictadura

panama-futbol-05
Durante el periodo de los militares se hizo énfasis en los deportes, sobre todo los de corte olímpico, los cuales estaban fuertemente arraigados a las actividades panameñas y siendo el fútbol un deporte mundial nuestro país aún tenía una barrera mental sobre el mismo y una percepción foránea y ajena a él, porque el deporte regional que reinaba en Panamá y centroamérica era el beisbol, acuñado por nosotros debido a nuestra alta influencia norteamericana, y por nuestros talentos deportivos que emigraban al norte para ser parte de las grandes ligas dejando al fútbol fuera de foco, sobre todo más, porque Estados Unidos como influencia directa en la mentalidad panameña no practicaba el fútbol.

Los 90’s

panama-futbol-04
Con el beisbol y el baloncesto en la mente de los panameños al fútbol le faltaba mucho para abrirse fuerza en nuestra idiosincracia. Al fútbol le faltaba más atractivo, hasta que avanzados los 90’s una sutil exposición de la cultura futbolística la introdujeron las televisoras locales al empezar a traernos programas de TV de suramérica, abriéndonos a los panameños a una mentalidad más futbolística desde los niños con Cebollitas, las argentonovelas, el show de Videomatch y como veríamos después Pelé como novio de Xuxa, así nuestra juventud ya se estaba empezando a influenciar sin escapatoria sintiendo la seducción del fútbol. Aquel límite sociocultural y la falta de conocimiento futbolístico fue desapareciendo con la influencia de los países del sur aumentando nuestro interés por darle seguimiento a sus copas regionales y europeas.
Panamá estaba literalmente siendo sólo espectador del fútbol. Eramos malos en ese deporte en todos los sentidos, hasta que llegó Rommel Fernández y nos abrió los ojos al fútbol mundial. Al Rommel emigrar a equipos extranjeros empezamos a entender que la influencia del fútbol en el mundo era más amplia y no limitada a sólo los mundiales. Desde entonces,  no sólo el periodismo futbolístico local empezó a tomarle más espacio en las noticias deportivas, sino al fútbol europeo, las copas suramericanas y Concacaf especialmente.
El fútbol seguía siendo un deporte primer-mundista, y el nivel siempre de altura hacía emigrar talentos panameños a selecciones de suramérica, pero aún no se vislumbraba a Panamá como una fuerza completa con un equipo nacional. A pesar de haberse fundado en 1937 la federación panameña de Fútbol (Fepafut) no lograba sobresalir en este país tan pequeño, sin historia futbolística y desorganizado. Aún no podía aspirar ascender algún día como equipo al nivel de otros países del área que tampoco lograban incursionar en los mundiales.

Todo empezó en 2000

panama-futbol-07
Lo más cerca que estuvo Panamá de llegar a la copa ocurrió en 1976 en el estadio Revolución (actual Rommel Fernandez) al vencer 3 a 2 a Costa Rica con sólo 8,000 personas en el estadio, luego empató con El Salvador y en la hexagonal, florecieron desaciertos, rebeliones y suspensiones lo que dejó al equipo a medias. Después de esa historia el fútbol panameño no logró grandes proezas. La globalización que inicio en 1995 trajo una amplia oportunidad de expansión de las industrias de importación y los sistemas de telecomunicaciones se modernizaron creando en el ambiente una sed por la explotación de recursos comerciales e ideas innovadoras en el marketing en el país de par a las altas importaciones de productos de países suramericanos y la adquisición de industrias nacionales por los extranjeros trajo en conjunto una nueva posibilidad de explotar también el deporte del fútbol nacional.
panama-futbol-06
Y desde 2000 se dio esa apuesta un poco osada de parte de las industrias al apoyar un despertar del fútbol nacional. La TV y la prensa, y las empresas extrañamente empezaron a patrocinar con sus productos y el nuevo estilo de prensa revista a añadir en sus reseñas más cobertura personal de los jugadores de nuestro equipo. Eramos tan malos fanáticos que ni siquiera nos interesaban los triunfos de la selección y eso se hacía obvio, pero los medios fueron moldeando la percepción nacionalista del fútbol en los panameños y el patrocinio comercial hizo más por el deporte que el deporte aún no potenciado. La indisciplina, la irresponsabilidad y tanta debilidades en el nacientemente profesional fútbol panameño estaba presente y era lógico, ya que empezabamos a medirnos en otros niveles no antes pensados como equipo. Y con el deporte empezaba a surgir una creciente afición de los niños por querer ser futbolistas solidificándose cada año con fuerza, inspirando en el panameño en general la posibilidad de que nuestro pequeños país irrumpa en un mundial. Añadiendo ese mérito que amplificaba nuestra fé en ello a las prodigiosas manos de nuestro guardameta Jaime Penedo.

El fenómeno Barça Y Real Madrid


La gente se pregunta por qué si no somos de España, ni tenemos una influencia directa con la cultura española, ni conocemos de sus provincias, tampoco su cultura, su gente, ni su folklore tanto de Madrid, como de Barcelona, dos ciudades cosmopolitas en muchos aspectos, culturales, artísticos e históricos nos hemos hecho fanáticos de una de estas dos potencias del fútbol español.
La base por la que estos equipos han calado en la afición latina, se deriva más por la adición de deportistas de nuestros países en los equipos de Europa. Los medios televisivos con sus noticias constantes sobre el tópico Barça vs Real Madrid.
El fenómeno aun indescriptible de cómo ha calado el fútbol español en latinoamérica, principalmente en Panamá, que empezó a fortalecerse en la mentalidad panameña es difícil de definir. Podemos empezar con la mercadotecnía, las transmisiones deportivas de canal 7, el cable y las franjas deportivas y el internet,  que hacía que todo lo foráneo se hiciera más casero. El escaso interés por la nueva juventud por el beisbol son factores muy directos en la inmersión del panameño en el fútbol europeo. Añadimos a esto el abrumador merchandising de suéteres, zapatillas, balones, cereales y golosinas, por decir algo.

¿Como se fue dando el interés de la mujer por el fútbol?

Este es otro de los fenómenos que el fútbol moderno ha traído consigo. En los años 80’s el fútbol era un deporte exclusivo para hombres, tanto que las mujeres odiaban este deporte, ya que no comprendían como le absorbía la atención a tantos hombres ver a otros hombres correr detrás de un balón. El fútbol es un deporte de espacialidad y rapidez visual y por naturaleza las mujeres tienen problemas en este área, así que se entiende por qué son malas al aparcar sus autos (suena machista) pero es debido a los bajos niveles de testosterona, así que menos iban a prestarle interés a un deporte que exige estas habilidades.

Pero algo cambió en el tiempo con como el media especializado en la mujer en revistas como HOLA!, vanidades, y más publicaban y mantenían en el trending la unión del futbolista David Beckham con Victoria Adams, una de las vocalistas del famoso grupo inglés Spicegirls. Esta pareja y su solidez tras 3 años de noviazgo culminando en matrimonio en 2000 coincidentemente y su estabilidad marital introdujo el interés de las mujeres en el fútbol de forma subconciente, siendo el fútbol otra nueva profesión añadida a su interés por los hombres de éxito como lo fue en aumento también el hombre narcotraficante y los nuevos chicos Geeks como Mark Zuckerberg. Todo esto relacionado con la figura de poder como fenómeno social antropológico de la mujer hacia el hombre, como decíamos que los tiempos cambian, una vez lo fueron los arquitectos, doctores e ingenieros en las generaciones pasadas.

El sexismo y la misoginia en el deporte.

Muchas mujeres en edad juvenil han incursionado al mismo tiempo en el fútbol como en el mundo de los videojuegos de competencia. Podríamos asegurar que este fenómeno se debe a un feminismo de avanzada, pero es más un asunto social. Y comprender esta tendencia como una aparente independencia de la mujer es ambivalente porque están realmente incursionando en territorios masculinos donde se hacen inclusivas por interés propio en estos gajes y deportes. Y es abiertamente común la sexualización y discriminación de las mujeres en ambos ámbitos. Las mujeres futbolistas ganan menos dinero y son menos apoyadas al practicar el fútbol teniendo menos relevancia y privilegios.

En los torneos Online de videojuegos no son tomadas en cuenta como equipo en muchos casos, y se menosprecian sus habilidades tácticas en las competencias, incluso son víctimas de misoginia y bulling, ya que son juegos dirigidos a roles masculinos de dominación social donde las normas las impone la comunidad masculina y son las que prevalecen a pesar de las mujeres ocupar casi la mitad de participación en el consumo de videojuegos y son pagadas inferiormente como programadoras de los mismos. Tanto el fútbol como los videojuegos son actividades de dominio masculino por sus orígenes. Excluyendo positivamente a otros deportes como, el tenis, el boxeo, el ciclismo, el triatlón, la equitación y la extensión de los deportes olímpicos, en tanto vivimos en una sociedad donde los deportes comerciales son altamente sexistas.

El fútbol…el deporte social de Panamá.


Así Panamá entra en las esferas del consumismo futbolístico y nos encontramos con un nuevo entretenimiento de masas. Con el apoyo  de los medios y las empresas el fútbol nacional se ha hecho de toda la atención de diferentes generaciones de panameños equidistantes en edad. Este deporte ha sufrido en su desarrollo moralmente la crítica verbal atroz de su fanaticada al punto de apasionarse y llegar al bulling en una relación de amor y recompensa de la fanaticada al mismo. Y en casos aparte otras críticas sobre su controversia en su afección en lo social e incluso lo político. Las críticas en broma que se crean frente a las coincidentales aprobaciones de leyes que se dan extraoficialmente en los horarios en que los panameños estamos inmersos en la fiebre de la marea roja, cosa que ha pasado aquí y en otros países.
Mientras el fútbol en nosotros los panameños alimenta un inmediato alivio y distracción temporal en el deporte, cumpliendo con un necesario entretenimiento y ser el placebo ante los problemas cotidianos, su festivo consumo queda polarizado ante la realidad social que nos afecta y que golpea en la calidad de vida de los panameños, hay inseguridad social, corrupción y problemas de empleomanía. Por tanto podríamos probar a utilizar toda esa energía y emociones vertidas al unísono y con suma intensidad social en el fútbol direccionándola en toda su fuerza para unirnos y movilizarnos y exigir a nuestros gobernantes de turno mejorar las leyes, el orden político y optimizar el país en formas inimaginables de bienestar para todos para sentirnos satisfechos de haber usado rotundamente nuestro poder real como ciudadanos -que creemos no tenemos- al hacer cumplir todas nuestras necesidades como pueblo panameño y luego de vencer nosotros mismos a la mala práctica política 100 a 0, disfrutar de nuestro acostumbrado fútbol con una alegría bien ganada, ya que lo haríamos con una identidad patriótica genuina, no únicamente comercial ni alegóricamente superficial, sino con el sentido de haber logrado mejorar nuestra democracia de forma que nos de tanto orgullo el haberlo hecho nosotros mismos que celebremos nuestra proeza unidos como panameños de la misma forma que celebramos los triunfos de la selección.

Realidades de la FIFA


Las consecuencias del mundial Brasil 2014.
El fútbol une al mundo a través de la FIFA, la primera autoridad en el deporte. Irrumpe la realidad de todos los países del mundo cada 4 años con sus impactantes gastos millonarios en publicidad dirigida a un mapamundi humano de naciones que en muchas cosas difiere entre sí, políticamente, socialmente y económicamente. Del fútbol de la FIFA se dicen tantas cosas ciertas, de su oposición al desarrollo, de la polémica del hipotético boom turístico que promueven beneficios a los países sede y que en el caso de Brasil 2014 la llegada del mundial trajo repercusiones directas en la pobreza y el consecuente bajón socioeconómico al encarecerse la vida producto de aquel mundial. 250.000 personas y niños removidos de sus viviendas al elevarse el valor inmobiliario de los terrenos aledaños donde se construyeron los estadios, el sistemático asesinato de niños callejeros previo el mundial que ascendió a casi 10.000 desaparecidos para darle seguridad a los turistas en un turismo también esporádico de un mes que encareció la vida y trajo más desigualdad al país.

Las criticas de explotación laboral en miras hacia el mundial de Qatar 2022.
Quatar tiene un clima seco de 40 grados y se estima que para acondicionar los nuevos estadios para el mundial se harán gastos millonarios para crear un equilibrado clima artificial en los estadios y edificaciones tanto para delegaciones como turistas y fanáticos. Los estadios están siendo actualmente construidos por inmigrantes provenientes en su mayoría de India y Nepal a quienes sus empleadores retienen el pasaporte y hacen trabajar esclavizantemente en estas extremas condiciones climáticas muriendo varios cada mes calculándose que llegarán a morir 4,000 obreros aproximadamente al concluir las construcciones de estos estadios, cuyas infraestructuras serán efímeras luego del mundial.
Y así cerramos el Artículo que nos encadena al entendimiento de por qué a los panameños nos gusta el fútbol, un deporte que nació en Inglaterra en 1863, creado por los masones y que hoy domina a Panamá desde la entrada del siglo 21 mientras el mundo sigue mentalmente unido por un balón.
De paso les ampliamos una nota de Pijama Surf sobre lo que opinaba el escritor Borges sobre el fútbol:
http://pijamasurf.com/2014/06/borges-sobre-la-estupidez-del-futbol-y-la-manipulacion-del-nacionalismo/

 11 vistas totales,  1 vistas hoy

Post de interes

@heragtv

Copyright © 2013 | HeragTV | Creado por: MckenzieMedia